Empacando Para Un Viaje

Viajar es una de esas actividades que puede tener tantos momentos placenteros como momentos que no son tan buenos. Uno de los principales problemas para los viajeros es decidir el equipaje para el viaje. El lograr decidir qué cosas empacar para un viaje y cuales dejar en casa puede causar confusión y crear más preguntas que con las que se empieza. Una buena mentalidad para cualquier viaje es empacar el menos peso posible. Los viajeros con más experiencia se encuentran empacando menos y menos peso en cada viaje. En este artículo podemos examinar los mejores consejos para hacer de nuestro equipaje el menos posible, para así tener un viaje en donde la comodidad este presente.

Cuando se viaja, pesar el equipaje es la mejor forma de determinar si estamos empacando de más, o si estamos empacando lo aceptable. Esta también es la mejor forma de evitar cargos adicionales, ya que todas las aerolíneas tienen un límite de peso para el equipaje de los viajeros. Comprar una pesa electrónica, o cualquier pesa que pueda analizar el peso de las maletas es una gran inversión, sobre todo si se es un viajero frecuente. Además de esto, siempre es importante revisar con tiempo las limitaciones y regulaciones de la empresa con que se va a viajar, ya sea una aerolínea o una compañía de buses. La razón por la cual el peso de las maletas es tan importante es que es bueno siempre estar preparado para caminar largas distancias, ya que situaciones inesperadas pueden causar esto. Ya sea en el aeropuerto o en el destino a donde se llega, siempre es mejor tener que caminar con equipaje liviano que con un equipaje pesado.

Ahora hablemos de que debemos empacar y que debemos dejar en casa. La mejor forma de empacar es esparcir todas las cosas que están en consideración en un espacio amplio, ya sea la sala o su propio cuarto. La mejor forma de determinar qué cosas llevar y que cosas dejar es imaginarse escenarios óptimos, en vez de situaciones no tan buenas. A menos de que una situación que pueda pasar y pueda ser costosa, es mejor, en cierto sentido, no estar preparado. De esta forma no se empaca de más sin necesidad. De la misma forma, es mejor preguntarse qué se puede hacer sin cierto objeto, en vez de que se haría con él en el viaje. Es mejor buscar soluciones para situaciones en que los objetos no se encuentren que buscar usos a los objetos, ya que así podemos tachar elementos de la lista. En momentos en los cuales dude en llevar algo, es mejor dejarlo. En cuanto a maximizar el espacio en las maletas, hay objetos que pueden ayudar, tales como “packing cubes”, bolsas que no guardan aire y compresores de ropa. Si usted es un viajero frecuente, estas cosas pueden ser buenas inversiones.

Recuerde siempre empacar inteligente y liviano posible. Entre menos empaque para su viaje, mas cómodo será el mismo.

Shanna Wu Pecoraro, AICI CIP

For more information visit http://www.nycimageconsultantacademy.com